Blockchain mejora la integridad de los datos e identidades digitales, habilitando dispositivos de internet de las cosas (loT) seguros para la prevención de ataques de degeneración de servicio (DoS)  además de tener una mejor capacidad de recuperación, encriptación, auditoria y transparencia.

Actualmente, tenemos una ejecución de seguridad en donde falta confiabilidad. Según Bill Buchanan, profesor de la Escuela de Computación de la Universidad de Edimburgo “En 2018, debemos encriptar por defecto. En este momento, no se puede verificar que alguien ha leído un correo electrónico sin ser modificado, tampoco podemos verificar el remitente”.  

Fuente: Crypto-News

A medida que el mundo digital crece, nacen nuevas lagunas y oportunidades para los ciberdelincuentes, quienes roban datos valiosos como información de identificación personal, registros de salud, datos financieros y propiedad intelectual, por medio de estrategias altamente rentables como interrumpir las operaciones generales de una empresa mediante ataques de degeneración de servicio (DoS) y acceso a través de técnicas avanzadas de ransomware.

Blockchain utiliza un registro contable universal basado en una cadena de bloques que almacena transacciones validadas colectivamente por un conjunto de servidores (mineros). Puede utilizarse para registrar transacciones privadas entre empresas y clientes, lo que podría mejorar la ciberdefensa,  la plataforma evita actividades fraudulentas y detecta alteraciones de datos en función de sus características, brindando transparencia e inmutabilidad.

Las empresas pueden autenticar dispositivos y usuarios con la ayuda de Blockchain, lo que elimina la intervención humana en procesos de autenticación evitando que existan vectores de ataques potenciales.

Fuente: CTOvision

Los inicios de sesión son el gran problema de los sistemas convencionales, no importa cuánto dinero invierta una organización en sistemas de seguridad si los empleados y clientes usan contraseñas fáciles de descifrar.

Su infraestructura de clave pública distribuida para autenticar dispositivos y usuarios, ofrece un sistema de seguridad que proporciona a cada dispositivo un certificado SSL específico en lugar de una contraseña. La gestión de datos del certificado se lleva a cabo en Blockchain , en donde es virtualmente imposible alterar o modificar.

Cada transacción agregada a una cadena de bloques pública o privada tiene marca de tiempo y es firmada digitalmente a través de Smart Contracts. En redes centralizadas, se corre el riesgo de que alguien no pueda verificar la autenticidad de su firma en un archivo o el autor del que originó la transacción.

Además de aumentar la confiabilidad del sistema asociando cada transacción criptográficamente a un usuario, nos ayudará a protegernos como empresa, individuos y gobiernos para mejorar la ciberseguridad y protegernos de ataques externos.

Referencias: www.infosecurity-magazine.com