Los ingenieros Claus Peters y Johannes Schenck se encontraron en una clase prenatal. A medida que el instructor explicaba los métodos alternativos de parto como las cesáreas, los futuros padres comprendieron cómo el proceso de parto vaginal es crucial para el sistema inmune de un recién nacido .

Se preguntaron: ¿Podría haber una manera de recrear una experiencia de parto más natural para los bebés a través de cesáreas?. Partiendo de éste cuestionamiento iniciaron la invención de la Unidad de Nacimiento Neonatal.

La Unidad de Nacimiento Neonatal (NnBU), es un dispositivo similar a una incubadora, diseñado exclusivamente para bebés con cesárea inmediatamente después del parto.

Su objetivo es recrear la sensación y las condiciones de un parto vaginal para el bebé, además de prevenir las dolencias asociadas que incluyen trastornarnos inmunológicos tardíos como el asma, alergias, diabetes tipo 1 o enfermedad celiaca.

Las tensiones del nacimiento natural estimulan y preparan el sistema inmunológico de por vida. Los bebés están preparados para el reemplazo de la oxigenación a través de la placenta con función de su propia circulación pulmonar, regulación de temperatura independiente, regulación metabólica de órganos en desarrollo, colonización bacteriana y exposición a microorganismos.

El dispositivo aplica cantidades variables de presión al torso del bebé, imitando el recorrido de nacimiento, desde las contracciones iniciales hasta el parto. Durante la fase final de presión, el bebé recibe un tratamiento de luz especial para poner en marcha las regiones del cerebro sensibles a la luz.

Otra buena característica de la NbBU, está basado en Blockchain , tecnología descentralizada que brindará al dispositivo, una capa adicional de seguridad y eficiencia de datos, registrando que sólo personal médico calificado puede operarlo.

La información con respecto al tratamiento de  cada bebé, se convierte en parte de un registro médico seguro que hará parte de la cadena de bloques.

NbBU no está en el mercado, pero el prototipo ha recibido una patente y su desarrollo y certificación hospitalaria podría tomar 2 años.

Fuente: www.thebump.com